Conectividad Coche Smart Home

Tu próximo electrodoméstico inteligente será… tu coche

May 26 • En carretera, Smart Home

Poner la calefacción cuando volvemos conduciendo de casa al trabajo o encender las luces del salón mientras maniobramos para aparcar es algo que podremos hacer muy pronto. La carrera de la industria automovilística por conectarse con los hogares ya ha comenzado y no sólo se trata de hace posible que desde nuestros vehículos podamos controlar cualquier aparato doméstico que esté conectado a la red. El reto es que esa tecnología esté a corto plazo abierta al gran público y no únicamente disponible en los modelos de alta gama.

Los asistentes del hogar vivirán pronto en tu salpicadero

Para que esto sea posible, los principales fabricantes de automóviles ya se han aliado con los gigantes tecnológicos: Mercedes Benz ya trabaja con Google y Amazon y Volvo con Microsoft, por poner tan sólo un par de ejemplos. Fruto de estos acuerdos, los asistentes del hogar, en plena eclosión, no sólo responderán a las órdenes de voz que lancemos desde nuestro sofá: también atenderán las instrucciones que reciban por nuestra parte mientras estemos al volante.

La conectividad entre el coche y el hogar operará en los dos sentidos, ya que podremos controlar nuestra casa desde nuestros coches… y al revés. Si crees que has dejado alguna luz encendida ya no tendrás que bajar al garaje a comprobarlo y quieres comprobar cuánta gasolina te queda en el depósito o poner el aire acondicionado de tu coche antes de salir de casa, sólo tendrás que pedirlo mientras desayunas.

¿Y más adelante?

La previsión es que en el medio o largo plazo el desarrollo de nuevas tecnologías lleven la conectividad entre vehículos y hogares a un nuevo nivel. Los sistemas de geolocalización y los de realidad aumentada permitirán, por ejemplo, ver quién está llamando a la puerta de nuestra casa y abrirle la puerta e incluso prepararle un café aunque estemos a kilómetros de distancia en autopista. Y todo ello, sin que en ningún momento pongamos en riesgo nuestra seguridad, ya que tan siquiera tendremos que levantar nuestros ojos del asfalto.

Y más aún: quizá llegue el momento en que nuestra nevera nos recuerde que debemos comprar yogures cuando sepa que estamos aparcando cerca del supermercado. Nuestros coches y nuestros hogares ni siquiera necesitarán de nuestra intervención para hacernos la vida más fácil. Gracias al intercambio de datos y de información, conocerán nuestros gustos, rutinas y movimientos y adaptarán sus funciones a nuestras necesidades. No suena mal, ¿verdad?

cocheconectividadelectrodomésticofuturohogarInternetsmart hometecnologiavehículo

Posts Similares

Comentarios cerrados.

« »