CONSEJOS PARA LIMPIAR LA MOTO CORRECTAMENTE

Oct 24 • En carretera

Mantener en buen estado tu moto es la mejor forma de prolongar su vida útil. Para ello, su limpieza es esencial. Por este motivo, te dejamos unos consejos para limpiar la moto correctamente y así contribuir a su buen mantenimiento.

Si quieres dejar tu moto como los chorros del oro, haz acopio de todo tipo de productos de limpieza necesarios, ponte ropa cómoda y que no te importe ensuciar. Busca un sitio adecuado para hacerlo y donde esté permitido (asegúrate de que no esté prohibido por la legislación local limpiar los vehículos en la vía pública) y sobre todo, dedícale el tiempo necesario, las prisas no son buenas para hacer un buen trabajo.

 

¿Qué elementos necesitamos para limpiar nuestra moto a fondo?

Esponja, bayetas o trapos (lo mejor es una camiseta vieja de algodón), jabón para vehículos (o lavavajillas), limpiacristales, papel de periódico, un cubo, desengrasante, cera para abrillantar coches, cera para cuero, grasa o aceite para lubricar las cadenas y demás piezas que lo requieran, pincel grueso o brocha fina, una manguera (si tienes acceso a ella, sino tendremos que tirar de cubos), bolsas de basura y gomas elásticas.

 

Quizá te interese también: ¿Cómo llevar a tu mascota en la moto?

 

Pasos a seguir para limpiar nuestra moto

Una vez tenemos preparado todo y hemos encontrado el sitio idealpara limpiar a fondo nuestra moto, procederemos en primer lugar a proteger las zonas más delicadas. Aunque en principio no vamos a dañar nada por echarle agua (igual que no se estropea cuando llueve y está en la calle sin cubrir), pero mejor prevenir que curar. Por ejemplo, es recomendable tapar con un trozo de plástico sujeto con una goma la salida del tubo de escape para impedir que entre el agua. Repite esta acción con las tomas de aire, elementos eléctricos y haz lo mismo con el asiento de cuero si queremos protegerlo del resto de productos o los espejos retrovisores, pero es menos necesario.

Comienza por las zonas de difícil acceso con el pincel y desengrasante. De esta forma eliminaremos más fácilmente los restos de suciedad más difícil de las zonas menos accesibles. Las llantas, la matrícula, los faros, el manillar o los pedales son algunas de estas zonas que, con mimo y el producto adecuado podremos dejar resplandecientes.

moto

Foto de Oliver Thompson

 

Tras limpiar estas zonas recónditas, procederemos a echar agua sobre nuestra moto, ya sea con manguera o con cubos. De esta forma la iremos preparando para recibir el enjabonado y eliminar así elementos como arena o polvo que puedan arañar la superficie al aplicar el jabón. Diluye un poco de jabón en un cubo con agua (preferiblemente templada, pero sin pasarse) y remuévelo para que se mezcle bien. Empapa bien la esponja de tal forma que al apretarla salga espuma, eso indicará que está lista para frotar bien nuestra moto. Enjabona bien todo el chasis y partes externas de la moto (evitando las partes eléctricas).

Tras el enjabonado toca aclarar la moto, así que bien con cubos de agua o con manguera, volvemos a rociar el vehículo hasta eliminar todo resto de jabón, de no ser así quedarán manchas allá donde nos dejemos restos.

Cuando nos hayamos asegurado de que está completamente libre de jabón, es el momento de secarla, para ello, utilizaremos la bayeta o los trapos. Pon especial cuidado en las superficies cromadas o pulidas para evitar rayarlas. Una vez eliminado el exceso de humedad, podemos completar el secado con papel de cocina.

Limpia bien los espejos y superficies cromadas con un limpiacristales y papel de periódico. Quedarán como nuevos y sin los restos que suelen dejar otro tipo de papeles con más celulosa como las servilletas o el papel de cocina.

motor_moto

Foto de Enrique Mendez

 

Es el turno del asiento. Retira la protección, si la has colocado, y aplica la cera para cuero (o crema de manos si no tenemos cera) para que quede brillante, protegido y la piel no pierda su elasticidad, de esta forma evitaremos que se resquebraje y nos durará más tiempo en buen estado.

Es momento para encerar el carenado con productos específicos. De esta forma, además de dejar reluciente nuestra moto también la protegeremos.

Una vez esté limpio todo el exterior de la moto, habrá que engrasar las partes que lo requieran como son la cadena (que habrás limpiado previamente con el desengrasante o con gasoil) y otras partes mecánicas, pero cuidado no hacerlo en los discos de freno.

Como remate final, puedes utilizar una pequeña aspiradora de mano para eliminar la suciedad que se haya podido acumular en el interior de la guantera o maleta (si llevas).

 

Quizá te interese también: ¿Cómo colocar el equipaje en una moto?

 

Y recuerda, para que en tus viajes en moto no tengas contratiempos, no olvides contratar tu seguro de asistencia en carretera para motos de Allianz Global Assistance.

 

Foto de encabezado de pyntofmyld

consejoslimpiarmotomotocicleta

Posts Similares

Deja un comentario

« »