VISITA ARLÉS, EN LA PROVENZA FRANCESA

Sep 14 • Viajes

Fundada por griegos, conquistada por celtas y marcada hasta nuestros días por el poderoso Imperio romano. Así de rico es el patrimonio de Arlés, una histórica ciudad situada en el sureste francés, en la antigua provincia de Provenza. Las Arenas romanas, la Iglesia de San Trófimo o la playa de Beauduc, son solo algunos de los lugares de visita obligatoria en este lugar. Si quieres conocer más, no te puedes perder este post con lo mejor de Arlés. ¡Comencemos el viaje!

 

Arlés, un pedacito del Imperio romano en plena Provenza francesa

Pese a que la ciudad fue fundada por la Antigua Grecia, bajo el nombre de Theline en siglo VI a.C., el apogeo de Arlés no llegaría hasta su conquista por parte del Imperio Romano en el 123 a.C. Apoyada por el mismísimo Julio César, la ciudad creció, convirtiéndola en una colonia para legionarios ya retirados y recibiendo el sobrenombre de “Colonia Ivlia Paterna Arelatensivm Sextanorvm”, o lo que es lo mismo, Antigua Colonia Juliana de Arlés de los soldados de la Sexta Legión.

La ciudad vivió su máximo esplendor durante el siglo V, cuando el emperador Constantino el Grande la eligió como su ciudad favorita, y una de las más importantes de toda la Galia. Tanto era su amor por la ciudad, que decidió construir unos majestuosos baños termales, de los que aún se mantienen importantes restos, pero no es el único legado arquitectónico que se conserva en nuestros días.

 

¿Qué ver en Arlés?

Un canal que la conectaba con el Mediterráneo, un arco triunfal, y un puente que atravesaba el Ródano. Muchos fueron los aportes culturales de Imperio a la ciudad francesa, pero ninguno como el que, aún hoy en día, sigue siendo su mayor reclamo turístico, su anfiteatro.

Las Arenas de Arlés fueron construidas a finales del siglo I, con una estructura claramente inspirada en el Coliseo de Roma. Destinado a albergar las grandes luchas entre gladiadores características de la época, el anfiteatro es hoy uno de los mejores conservados de Europa, con una capacidad original para 25.000 espectadores. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la entrada al interior del mismo está permitida a cambio del pago de su correspondiente entrada. Además de estas visitas para turistas, en él tienen lugar frecuentes corridas de toros, así como representaciones teatrales.


8620143470_a373e066ac_b

Foto de Salva Barbera

 

Otros lugares que visitar en Arlés

Sin abandonar la influencia romana, o románica en este caso, nos topamos con otro bien Patrimonio de la Humanidad desde 1981, la Iglesia de San Trófimo. Construida en el siglo XII, una de las atracciones de esta basílica es su mezcla de estilos. Si bien fue diseñada como un edificio románico, en 1445 sustituyeron su ábside por un coro gótico.

La Puerta Occidental es la zona más admirada de la Iglesia de San Trófimo. En ella aparece representada, en forma de arco del triunfo, la historia del Apocalipsis, así como otras escenas bíblicas como el Bautismo de Jesús o la Adoración de los Magos, creando una espectacular escultura de múltiples formas.

Pero si hablar de Arlés es hablar del Imperio romano, también es contar la historia del genuino Vincent van Gogh. El pintor neerlandés residió en la ciudad un total de quince meses entre los años 1888 y 1889, periodo en el que dejó alrededor de 300 obras, siendo este el transcurso más fructífero de su trayectoria. La presencia de este icónico artista atrajo a otros compañeros de profesión como Picasso o Léo Lelée, a visitar la ciudad y realizar en ella alguna de sus obras.

Pese a que ninguno de sus cuadros se encuentra en la ciudad, esta si te ofrece la posibilidad de realizar una visita guiada por algunos de los lugares que aparecen en sus emblemáticas obras, como la plaza del Forum, el muelle del Ródano o la plaza Lamartine, entre otros. Además, en Arlés encontrarás el conocido como Espacio Van Gogh, el antiguo hospital del siglo al que acudió el pintor tras la mutilación de su oreja y que hoy se ha convertido en un centro de culto al artista.

Cafe_La_Nuit_Arles

Foto de Elliott Brown

 

Artesanía y Gastronomía en Arlés

Para conocer el Arlés más profundo, la mejor opción es acudir al mercado del sábado. Dos kilómetros de puestos en los que podrás encontrar alguno de los productos artesanales más típicos de la ciudad, como sus denominados tejidos indios, fabricados a partir de algodón provenzal, o sus tradicionales jarrones de cerámica.

Entre visita y visita, deberás hacer un hueco para probar alguno de los platos típicos de la ciudad. Si bien las aceitunas, las anchoas o el queso de cabra son algunos de sus productos más característicos, el plato estrella es, sin duda, la carne de toro, autóctona de las reses que pastan en los terrenos de Camargue, conocidos también por sus plantaciones de arroz.

 

 

Si quieres sentir los nervios previos a la batalla que sentían los antiguos gladiadores romanos, o visitar algunos de los lugares que inspiraron al brillante Vincent van Gogh, Arlés es tu ciudad. Iberia ofrece vuelos desde Madrid a Marsella y su seguro de viaje con Allianz Global Assistance.

 

Foto de encabezado de Salva Barbera

anfiteatroArenasArlésFranciaprovenzaqué verVan Gogh

Posts Similares

Deja un comentario

« »