CÓMO RECURRIR UNA MULTA DE TRÁFICO

Jun 16 • Legal

Conocer correctamente el código de circulación y aplicarlo a rajatabla es obligatorio para todos, en caso contrario, lo más posible es que se nos sancione por infringir las normas que se recogen en él. Sin embargo, en ocasiones se nos imponen sanciones que no son del todo justas, en este caso deberemos solicitar que ésta nos sea eliminada, pero, ¿cómo recurrir una multa de tráfico? Aquí te damos las claves para que no tengas que pagar lo que no te corresponde.

Con la llegada del verano la cantidad de kilómetros que recorremos con nuestros vehículos suele aumentar y con ello las posibilidades de cometer infracciones. Sin embargo, no siempre estas infracciones son debidamente notificadas o probadas, en estos casos, si conocemos al detalle la Ley de Tráfico y si contamos con pruebas revocatorias, podremos proceder a recurrir las multas de tráfico y evitar así pagar grandes sumas de dinero por algo que no es del todo justo o no se ajusta a las normas. Para ello hay que saber las siguientes cosas:

¿Cómo debo recurrir una multa?

Para poder llevar a cabo el recurso de una multa de tráfico debemos seguir las instrucciones que deben figurar en el llamado faldón de recursos, donde se recogen los motivos por los que se pueden presentar recursos y los plazos para hacerlo. Cuentas con un margen de 15 días laborables desde la notificación de la infracción. Una vez realizado el escrito de alegaciones o pliego de descargo, deberemos enviarlo en cualquier oficina de Correos o bien directamente en la dirección que figure en el faldón para tal efecto.

 

También te puede interesar: Las multas impuestas fuera de España también se pagan

 

¿Cuándo hay razones para recurrir una multa de tráfico?

– Si no se ajusta a la Ley de Tráfico: es decir que ésta no se ha infringido y contamos con pruebas y argumentos para demostrarlo.

– La visión de las señales no es adecuada: si la multa procede por no cumplir las indicaciones de una señal de tráfico pero esta no se puede observar con normalidad desde la carretera por estar obstaculizada su visión (que esté cubierta por pintura, pegatinas, ramas de árboles o cualquier otro objeto).

– Idioma de las señales distinto al castellano: si la señal objeto de la infracción está escrita en un idioma distinto al oficial del Estado, es decir, el castellano. Toda señal en territorio nacional debe estar escrita en lengua castellana, pudiendo estar además, pero no exclusivamente, en el resto de lenguas cooficiales u otros idiomas.

Señales

 

– Defectos de forma: si a la hora de poner la multa el policía incurre en un error a la hora de copiar los datos de nuestro carnet de conducir (nombre, apellidos, DNI, matrícula, etc.) podremos tener un argumento para recurrirla.

– Prescripción de la multa: las multas de tráfico prescriben a los 3 meses, en caso de ser una falta leve y a los 6 meses cuando se trata de faltas graves o muy graves. Al presentar un recurso podría demorarse el proceso y prescribir la sanción.

– Carencia de faldón de recursos: una multa es una resolución administrativa y como tal debe contar con este espacio informativo. Esto no es en sí el motivo que nos exima de la multa, pero al tener la obligación la administración emisora de la misma de volvernos a enviar la notificación conforme a la norma, puede pasar el periodo de vigencia y prescribir.

– Solicitar pruebas: al igual que en los casos anteriores, solicitar una prueba fehaciente que demuestre la infracción nos concede un tiempo que puede facilitar la prescripción de la multa, aunque si esa prueba existe y se remite dentro de plazo no nos eximirá del pago de la misma.

– No identificación del agente: si el agente de policía que nos impone la multa no se identifica en la misma o no identifica el órgano al que representa, dicha multa carece de validez ya que estos datos deben de aparecer obligatoriamente.

– Multas de aparcamiento en zona azul: los controladores de la hora no son agentes de cuerpos de seguridad o funcionarios públicos, por lo que carecen de presunción de veracidad y por tanto deben acreditar con pruebas los hechos imputados en la denuncia.

 

También te puede interesar: Documentación obligatoria que hay que llevar en el coche

 

DGT

 

¿Qué hacer en caso de perder al realizar un recurso?

Si nuestro recurso ante la administración competente nos ha sido denegado, deberemos abonar la multa o bien recurrirla ante el tribunal contencioso-administrativo. Si elegimos la primera opción deberemos hacerlo, dentro de los 20 días siguientes a la notificación para pagar la mitad, mediante alguna de las siguientes vías:

– Esperar a que nos retiren la cantidad de nuestra cuenta bancaria (puede incluir recargo)

– Abonarlo a través de una oficina de Correos

– A través de una oficina del Banco Santander

– A través de la web de tráfico

– A través de las Jefaturas Provinciales o Locales de Tráfico

– A través del número de teléfono 060

 

En caso de decidir recurrir ante un tribunal, deberemos tener en cuenta, por un lado, que tenemos un plazo de 2 meses a contar a partir del día siguiente del dictado de la sanción. Por otro lado hay que tener en cuenta los costes que nos puede suponer este proceso y si nos merece la pena por la cuantía a pagar. No obstante, la ventaja de esta vía es el hecho de que los procesos son largos y pueden pasar los plazos de hasta 4 años para las sanciones de carácter económico o de hasta 1 año para el resto.

Si a pesar de todo prefieres asesorarte, con el seguro de asistencia jurídica de Allianz Global Assistance podrás resolver tus dudas gracias a nuestros profesionales.

 

Foto de encabezado de JJ Merelo

legalMultasrecurrirtráfico

Posts Similares

Comentarios cerrados.

« »