De ruta por Santander

Sep 4 • Top

¿Has estado alguna vez en este paraíso norteño? Playa, naturaleza, temperaturas agradables caracterizan a Santander, capital de la provincia de Cantabria. Te enseñamos los rincones que tienes que conocer:

Península de La Magdalena

Esta pequeña península bañada por las aguas azules del Mar Cantábrico, fue la casa de veraneo del rey Alfonso XIII. Situada estratégicamente como vía de acceso a la ciudad, es uno de los principales atractivos de la ciudad. El tráfico está cortado en esta zona, pero puedes visitar este maravilloso rincón a bordo de un original tren, llamado Magdaleno, que te enseñará con detalle el famoso Palacio de la Magdalena, las caballerizas reales, o las piscinas de agua salada en el zoológico con pingüinos, focas, leones marinos y patos.

Palacio real la Magdalena

Aunque no hayas estado nunca en Santander, seguramente te sonará el Palacio de la Magdalena, declarado Bien de Interés Cultural. En pleno centro de la península, rodeado de un precioso paisaje natural y lejos de las olas que rompen con fuerza en las partes bajas de la costa, se erige la luminosa fachada blanca, de complicada estructura y rodeada de cuidados jardines. En el interior, puedes visitar las amplias estancias privadas y salones de reuniones, donde la Familia Real residió en vacaciones. Desde el palacio se puede acceder a las tranquilas playas de Bikini y de la Magdalena.

 Magdalena

Foto de Javier Losa.

 

Playa de El Sardinero

Es la playa más conocida de Santander, y la más extensa. En realidad, está formada por dos playas distintas, pero cuando baja la marea se unen. Es, sin duda, la playa más concurrida por turistas- santanderinos- en verano. Disfruta de un día de relax paseando por la playa y buscando conchas o cangrejos entre las rocas, practica un poco de surf, o disfruta de un agradable baño en las gélidas olas del Cantábrico. Eso sí, deberás de estar atento a la subida de la marea.

Museos

Si tienes ganas de visitar un museo, te recomendamos el Museo Marítimo del Cantábrico, en el que conocerás la vida en el mar, la historia de la navegación, el trabajo de los pescadores y su evolución a lo largo del tiempo. También es recomendable una visita al Museo de Bellas Artes de Santander, situado al lado del ayuntamiento y en donde se guardan cuadros de Goya entre muchos otros.

 Faro de cabo mayor

El Faro de Cabo Mayor, construido en piedra de sillería y rodeado de accidentado relieve costero que combina payas y acantilados, preside la bahía de Santander. Está situado en el noreste de la ciudad, a 91 metros sobre el nivel medio del mar y a 30 metros sobre tierra. Es un icono de la ciudad, que ha tenido diferentes cometidos, entre ellos el de señal marítima, enclave defensivo, hipódromo, camping, parque público, campo de golf…Te recomendamos ir para ver la puesta de sol.

Gastronomía

Como toda ciudad marítima, no hace falta mencionar que el pescado es de la mejor calidad. Te recomendamos probar las anchoas y el bonito de Santoña, el besugo de Castro Urdiales, o unas sabrosas rabas de calamar. También puedes probar unas tapas en el caso viejo, entre las que tenemos que destacar la tortilla rellena del bar El Diluvio: un lugar lleno de ultura culinaria moderna y creativa cántabra.

Si quieres encontrar productos de buena calidad, haz una visita al Mercado de la Esperanza, cuya fachada es de piedra, y la estructura de hierro y cristal. Por la noche, elige uno de los bares situados de los alrededores de la plaza de Cañadío, y degusta una copa.

 

 

Foto de cabecera de El coleccionista de instantes.

CantabriaEl SardineroFaro de Cabo MayorMagdalenaPalacioSantander

Posts Similares

Deja un comentario

« »