Circular en invierno: Cómo reaccionar ante una placa de hielo

Circular en invierno: Cómo reaccionar ante una placa de hielo

Mar 9 • Te asistimos

El invierno vive ya sus últimas semanas pero no conviene despistarse con las últimas inclemencias que puede dejar tras de sí esta estación. En esta edición de nuestro blog, vamos a estudiar cómo reaccionar cuando nos encontremos ante uno de los mayores peligros de la carretera: una placa de hielo.

1. Como se ha explicado anteriormente, en la precaución está la clave de la conducción en carretera. Es imprescindible mantener la distancia de seguridad con respecto al vehículo que circula por delante. Las condiciones sobre hielo y nieve se multiplican y se puede llegar a recorrer 10 veces más distancia de frenado que en condiciones de terreno seco.

2. Modificar la velocidad adecuándola a las circunstancias es la segunda medida que hay que llevar a cabo para evitar sustos innecesarios en la carretera. Las condiciones de hielo hacen muy peligrosa la circulación. Así mismo, evita circular por el interior de las curvas, que suelen ser la zona más húmeda de la curva.

3. Haz caso al termómetro. Cuando circulas a menos de 4 grados, la probabilidad de encontrarte con una placa de hielo es elevada. A partir de 0 grados, el peligro por heladas es extremo.

4. Las placas de hielo son más habituales en ciertos momentos o situaciones: al amanecer o anochecer, después de llover o cuando comienza a nevar, en las sombras o zonas orientadas al norte, en los puentes de ríos y en zonas donde se esté derritiendo la nieve -el agua puede helarse en una noche fría.

5. Circula suavemente y evita realizar giros bruscos a toda costa. Una actitud cauta es la mejor opción. Evita adelantamientos innecesarios.

6. Si entras en una placa de hielo y sientes que puedes perder el control del vehículo trata de no perder la calma. Suelta suavemente el acelerador y utiliza la dirección con suavidad para hacerte con la situación. No frenes a menos que sea estrictamente necesario.

7. En caso de que te veas obligado a frenar, ten en cuenta que un coche no se comporta igual si tiene ABS o no. Si tu coche cuenta con este sistema frena a fondo y mantén el pie presionando aunque notes la incómoda vibración del pedal. Recuerda que la distancia de frenado aumenta. Por otro lado, si no tienes ABS frena suave y paulatinamente, ya que si bloqueas las ruedas perderás el control de tu automóvil.

Si buscas la mejor forma de viajar protegido y con todas las garantías, echa un vistazo a nuestro seguro de Asistencia en Carretera.

La imagen que encabeza este artículo pertenece a Nat Uzmarova.

consejosinviernoseguridad en carreteraviajar

Posts Similares

Deja un comentario

« »