Origen del dicho "más se perdió en Cuba (y vinieron silbando)"

Origen del dicho “más se perdió en Cuba (y vinieron silbando)”

Nov 18 • El dato

A la gente pesarosa, que se suele agobiar por todo, se le suele decir “más se perdió en Cuba” para hacerle ver que sus problemas quizá no sean tan graves como los están haciendo parecer. Algunos añaden incluso la coletilla de “y vinieron silbando” para destacar que incluso de los momentos más duros en los que parece que todo está en contra, se puede sacar una sonrisa y cambiar el punto de vista.

El origen de esta frase esconde como no podría ser de otro modo, uno de los episodios más oscuros de la historia de España y quizá el más triste de aquellos últimos años de el Imperio Español de ultramar que vio extinguir sus últimas cenizas en las costas de Cuba y posteriormente en Marruecos.

Corría el año 1898, cuando España venía luchando contra los movimientos secesionistas de Cuba desde 30 años atrás y la realidad era que  la metrópoli de La Habana estaba cada vez más cerca de ceder ante los intereses de los locales. Sin embargo, un nuevo enemigo apareció en su nueva expansión colonial, tras declararse independiente de Reino Unido el 3 de septiembre de 1783, nada más y nada menos que Estados Unidos.

Se produjo entonces una situación de choque entre ambas potencias. Los estadounidenses apoyaron el proceso secesionista de Cuba y el fin del imperialismo español en el Caribe. Lo que escondía detrás este arropamiento del país norteamericano eran intereses en la propia isla, en la que se mantuvieron tras la Guerra hispano-estadounidense durante cuatro años más. pero en 1902 se firmó un tratado por el que el gobierno estadounidense tenía opción de intervenir en las cuestiones gubernamentales y que se mantuvo vigente hasta 1934.

La prensa del país norteamericano comenzó una campaña de desprestigio hacia el Imperio español mediante los medios de comunicación de masas a través de los líderes de los mass media William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer. A pesar de que hoy el segundo da nombre a los premios de fotografía periodística más importantes del mundo,  estos son los verdaderos padres de la conocida como ‘prensa amarilla’.

Las tensiones comenzaron a escalar hasta que se acusó a los españoles de organizar un atentando contra el acorazado Maine el 18 de febrero de 1898, en el que fallecieron 245 estadounidenses. Algunas fuentes han sugerido posteriormente que la explosión fue en realidad una maniobra de los americanos para desatar la guerra, que dio comienzo el 25 de abril de ese año.

El resultado fue desastroso para los intereses españoles. Sufrieron un total de 60. 000 bajas solo en territorio cubano, añadiendo otras 3.000 en Filipinas, y la destrucción total de la flota de ultramar bajo el mando del almirante Cervera. Perdió además los territorios de Cuba, Filipinas, Guam y Puerto Rico.

“Y volvieron silbando”

Sin embargo, la realidad era que la Guerra de Cuba era profundamente despreciada por gran parte de la población española, especialmente por los más pobres. Si bien es cierto que las élites culturales y la burguesía defendían la lucha por los territorios caribeños, lo cierto es que las familias trabajadoras no podían entender porque tenían que mandar a morir a sus hijos en una guerra en la que solo se defendía el honor de una nación venida a menos.

Los soldados que llegaron sanos y salvos, algunos heridos, de vuelta a su país de origen no vinieron cabizbajos, sino alegres y silbando y cantando himnos. Felices por volver a casa enteros de una guerra que no era la suya y con la posibilidad de comenzar una vida nueva, aunque en un país profundamente deprimido.

Este acontecimiento que se pasó a llamar ‘el desastre del 98’ dio origen a una de las generaciones literarias más brillantes de la literatura española, junto al Siglo de Oro y la Generación del 27. La Generación del 98 forjó brillantes autores, entre otros Unamuno, Azorín, Maeztu, Baroja, Valle Inclán, los hermanos Machado o Blasco Ibáñez. Un grupo de intelectuales que siempre sufrieron la pérdida de las colonias españolas como suyas propias.

 

Esta imagen pertenece al usuario de Flickr y.becart.

Cubadicho popularespañaEstados Unidos

Posts Similares

Deja un comentario

« »