Diez cosas que hacer en Berlín

Diez cosas que hay que hacer en Berlín

Oct 28 • Top

Ya lo decía el mismísimo John Fitzgerald Kennedy: “Soy un berlinés” (Ich bin ein berliner). Berlín es una de las ciudades más icónicas del mundo y guarda en su interior un simbolismo espectacular. Cuna del diseño. El origen del nuevo mundo y de la Europa unida.

Una ciudad que no esconde con sobrecogedores símbolos, el oscuro pasado que dejaron consigo las heridas del Siglo XX pero que muestra en cada rincón el espíritu moderno y cosmopolita que reina en la ciudad. A continuación, os damos diez consejos que no podéis pasar por alto si hacéis una escapada a la capital germana:

1.  Visitar la Puerta de Brandeburgo

El Monumento que simboliza la unión entre el este y el oeste de la ciudad fue construido entre 1788 y 1791 bajo el reinado de Federico Guillermo II de Prusia. Alojado en la Plaza de París, una de las más bonitas de Europa, su auriga coronando lo alto del monumento señala el avance del este hacia el oeste.

2.  Recorrer el Muro de Berlín

Pocas construcciones han conseguido adquirir tal importancia en la historia. La caída del Muro en 1989 simbolizó la creación de un nuevo mundo y la máxima expresión de libertad. Muchas secciones fueron donadas a varias ciudades a lo largo del mundo, pero aún existen partes en pie, como la East Side Gallery, donde varios artistas urbanos inmortalizaron sus graffitis en un recorrido de 1.5 km que no te puedes perder.

3.  Disfrutar de una deliciosa currywurst y de una cerveza

El plato más típico de Berlín es uno de los más sencillos del mundo. Una salchicha cortada en rodajas y aderezada con curry y kétchup. Una sensación local que no te puedes perder. No tiene pérdida, en cualquier puesto de comida ambulante te la venderán con una sonrisa. ¡Este plato tiene incluso un museo propio!

4.  Pasear por el distrito Kreuzberg-Friedrichshain

Dos de los barrios más icónicos de la capital. Separados por el Muro después del final de la Segunda Guerra Mundial, el lado obrero de Friedichshain quedó del lado de la República Democrática de Alemania, mientras que Kreuzberg permaneció en el lado de la República Federal de Alemania. Fueron unidos por medio de una reforma administrativa en 2001.

Además de sus parques, podrás disfrutar a medida que caminas del impresionante arte urbano que figura en sus fachadas. Todo tipo de graffitis que hacen referencia a inquietudes sociales o lanzan mensajes de amor, convivencia o esperanza a sus habitantes. En verano, los habitantes de ambos barrios se enfrentan en una guerra encarnizada. Huevos, harina, naranjas,… Todo lo que manche vale. Eso sí, si vas a mirar lleva un chubasquero o una camiseta que no te importe que se pueda echar a perder durante la batalla.

5.  Sorprenderte con el Reichstag

La sede del Gobierno alemán ha sufrido en sus ladrillos algunos de los episodios más oscuros de la historia del país. Pero la casa del pueblo teutón ha sobrevivido a todos ellos. Su espectacular arquitectura te dejará hipnotizado mientras disfrutas de un merecido descanso en el césped que lo rodea.

Su secreto más preciado te cautivará por completo. Accede al interior y disfruta del espectáculo incomparable que ofrece su cúpula, con su característico cono reflector.

6.  Animar al Hertha Berlín

Seas más o menos futbolero no te puedes perder esta genuina tradición alemana. Los partidos empiezan en los alrededores del estadio horas antes, donde los aficionados ataviados con las galas del equipo local gozan de su jornada de descanso en compañía de amigos y disfrutando de cervezas y deliciosas barbacoas urbanas.

Una vez dentro vivirás el espectacular ambiente de los estadios de la Bundesliga, con las aficiones local y visitante empujando a sus equipos en los noventa minutos de juego. El Estadio Olímpico de Berlín es además una proeza arquitectónica y quedarás boquiabierto al primer impacto del espectacular anillo que cubre el estadio y se abre en la curva oeste. Los precios son más que asequibles y podrás disfrutar del espectáculo a partir de 15 Euros.

7.   Fotografiar el Humboldt Box

Si no puedes prescindir de tu cámara para que tu viaje sea especial y eres de los que mide la satisfacción de la vuelta en la cantidad de fotos que traes contigo, aquí tienes una panorámica espectacular. Una de las atracciones de la Isla de los Museos, este moderno edificio construido en 2011 reposa junto a la Catedral de Berlín y al fondo, la Torre de la Televisión. ¡No te lo pierdas de noche!

8.  Subir al Fernsehrtum

Otra de las identidades más notables de la ciudad. La Torre de la Televisión fue durante muchos años el mayor símbolo de orgullo de la RDA. Con la reunificación, pasó a ser una parte de todos los alemanes. Ahora puedes subir a lo alto de sus 386 metros de altura y disfrutar de una bebida en lo alto mientras observas el bullicio de la ciudad a vista de pájaro.

9.  Contemplar el Ayuntamiento

Una auténtica oda a la composición. Apodado el ‘ayuntamiento rojo’ por el aspecto que le aportan sus ladrillos, la casa del Gobierno de la capital destaca por su imponente fachada coronada por una torre con reloj de 74 metros. Construido a finales del siglo XIX, de estilo neorenacentista, ofrece varias salas que visitar en el interior, destacando la ‘Sala de las columnas’.

10. Perderte por la FriedrichStraβe

Posiblemente la calle más característica de Berlín. En sus 3.5 kilómetros podrás disfrutar de un sinfín de estilos arquitectónicos en los que destaca el estilo art decó de las Galerías Lafayette. Un homenaje al buen gusto.

AlemaniaAllianz Global AssistanceBerlínviajar

Posts Similares

Deja un comentario

« »