Lago Tanganica

Viajeros ilustres: David Livingstone

Sep 9 • El dato

“Doctor Livingstone, supongo”, Henry Stanley, lago Tanganica (1871).

El encuentro entre los exploradores David Livingstone y Henry Stanley a orillas del lago Tanganica es, sin lugar a dudas, uno de los momentos cumbre de la historia de las exploraciones. Hoy, continuando la serie de viajeros ilustres que iniciamos con Marco Polo, vamos a adentrarnos en la biografía del escocés David Livingstone.

Nacido en 1813 en Blantyre, Glasgow, Escocia, nuestro protagonista estudió Medicina antes de enrolarse en la Sociedad Misionera de Londres. A través de institución realizó su primera incursión en África del Sur en 1841. Allí conoció a Mary Moffat, hija de misioneros, con quien contrajo matrimonio tres años después.

Durante esta primera expedición realizó incursiones en la actual Botswana, atravesó el desierto de Kalahari, convirtiéndose en la primera persona en lograrlo, y descubrió el lago Ngami así como el río Zambeze. También realizó una travesía entre los océanos Atlántico e Índico, en la que se topó con las cascadas del Zambeze, a las que bautizó como cataratas Victoria en honor de la reina del Reino Unido.

Finalizada la aventura regresó a Inglaterra, donde, convertido en todo un héroe popular, decide abandonar la Sociedad Misionera. Sin embargo, su espíritu viajero hizo que volviese a abandonar Europa muy poco después.

Entre 1858 y 1864 se internó en la zona establecida entre el lago Nyassa y el Zambeze, pero los rápidos de Kabrabasa frustraron su deseo de seguir avanzando. Esta circunstancia, unida a la dramática muerte de gran parte de sus acompañantes occidentales, entre ellos su esposa Mary por disentería, provocó un enorme malestar en la sociedad británica.

De hecho, el explorador tuvo grandes dificultades para financiar su tercera travesía, que le conduciría en busca del nacimiento del Nilo. Finalmente fue la Royal Geographical Society la institución que lo patrocinó en 1865. Este viaje se saldó con los descubrimientos de los lagos Bangweulu y Moero, así como del río Lualaba, que el escocés confundió con el Nilo. Su pista se perdió cuando se encaminaba hacia la ribera del lago Tanganica.

Tras varios años sin noticias suyas, el periódico New York Herald organizó una expedición de socorro que encabezó Henry Stanley, un explorador y periodista de origen británico. En 1871 logra encontrarlo a orillas del citado lago, en la ciudad de Ujiji (Tanzania). Fue en este encuentro donde Stanley pronunció su frase más célebre: “Doctor Livingstone, supongo”.

Sin embargo, el interpelado rechazó la idea de volver a Inglaterra y, tras explorar juntos el norte del Tanganica, sus caminos se separaron. Las nulas posibilidades tecnológicas de la época para demostrar este encuentro, hicieron que Stanley tuviera serios problemas a su regreso para que sus compatriotas dieran veracidad a su historia.

Por su parte, el ex misionero continuó su trabajo hasta que el 1 de mayo de 1873 falleció en una aldea de Zambia, dejando como legado un impresionante legado en el campo de las exploraciones africanas.

La imagen que encabeza este post pertenece a la galería Worldtraveller.

DavidexploradorHenryilustresLivingstonepioneroStanleyviajeviajeroviajeros

Posts Similares

Deja un comentario

« »