Botiquín primeros auxilios

Diez consejos para preparar un botiquín de primeros auxilios

Jun 13 • Te asistimos

¿Cuáles son tus vacaciones ideales? ¿Eres todo un aventurero como Indiana Jones o prefieres buscar una playa idílica donde disfrutar de la brisa marina? Sea cual sea tu viaje soñado, siempre es bueno reservar un hueco en la maleta para llevar un botiquín de primeros auxilios, imprescindible en caso de que surja algún problema. En Allianz Global Assistance hemos preparado una lista de consejos para el perfecto viajero precavido.

En caso de urgencia, estamos acostumbrados a recibir ayuda sanitaria de inmediato. Por eso, en ocasiones olvidamos que en algunas regiones del mundo las emergencias son resueltas varios días después de que ocurra el percance. En casos extremos, esto puede significar la pérdida de una extremidad o el agravamiento de una  infección provocada por un parásito.

Toma buena nota de estas diez recomendaciones básicas (las cuales cubren la mayor parte de las necesidades pero no todas) a la hora de preparar tu botiquín de primeros auxilios:

1. Asegúrate de que tu botiquín sea pequeño y esté fabricado en algún color llamativo. De este modo, podrás encontrarlo rápidamente en caso de emergencia.

2. Incluye varias bolsas de plástico como las que se utilizan para congelar alimentos. Te serán especialmente útiles para guardar objetos y medicamentos que deban conservarse secos. También puedes usarlas para portar tus documentos sanitarios y tu cartilla de vacunación.

3. No confíes en tu teléfono móvil y su cobertura para solicitar ayuda. Siempre debes llevar contigo una tarjeta en la que incluyas los teléfonos de emergencia del país en el que te encuentres: hospitales, clínicas, embajadas… También es recomendable que te descargues nuestra aplicación My Travel Doctor.

4. Comprueba que llevas elementos básicos como: un termómetro, tijeras, pinzas (para extraer astillas u otros objetos punzantes), un espejo irrompible, un mechero desechable y algodón.

5. También es importante que portes un antiséptico (alcohol desinfectante de 70 grados, algún formulado que incluya Chlorhexidine, pañuelos desinfectantes…), así como un colirio de composición salina.

6. Tampoco debes olvidar llevar tiritas, vendas adhesivas para cortes, bandas especiales para ampollas, gasas y vendas ajustables que no incluyan pegamento.

7. Es importante que metas alguna pomada para quemaduras de todo tipo, incluidas las producidas por el sol; repelente para insectos y cremas para el picor y las inflamaciones. Si vas a practicar senderismo o escalada, debes sumar a todo esto un kit para picaduras de serpiente.

8. Incluye pastillas potabilizadoras de agua dependiendo de la región a la que viajes.

9. Recomendamos, además, incluir medicación para la diarrea y los vómitos.

10. Y, por supuesto, no te olvides de los tratamientos preventivos (pastillas para la malaria, por ejemplo) y analgésicos como el paracetamol. Tener dolor de cabeza al otro lado del mundo es tan molesto como sufrirlo en casa.

Si vas a viajar en avión, los cambios de presión a lo largo del vuelo y las diferentes medidas de seguridad requieren tomar algunas precauciones extra. Recomendamos llevar la medicación en el equipaje de mano y guardar el resto en la maleta que factures, incluyendo tijeras, antisépticos, repelentes y recipientes con más de 100 mililitros de líquido en su interior. Puedes comprar botellines resistentes al agua de entre 10 y 50 ml en farmacias o tiendas de deporte.

Finalizamos este listado de consejos recordando que portar un botiquín de primeros auxilios es completamente esencial en cualquier viaje. Además, si sufres un problema grave de salud estando en el extranjero debes contactar de inmediato con tu compañía de asistencia. Sus profesionales podrán orientarte hacia los centros médicos más preparados y asegurarse de que recibes la mejor atención médica y cobertura financiera posible.

Botiquínemergenciamedicamentosprimeros auxiliosurgenciaviajarviajes

Posts Similares

Deja un comentario

« »